Una pieza fundamental en los salones de belleza son los cepillos y los peines para tener un cabello cuidado y un pelo sano y bonito. Son herramientas importantes que se usan de manera profesional. Existe una gran variedad de cepillos y peines, por eso debemos atender a características como el material del que están hechos, tipo de púas, grosor…

Púas: el tamaño y grosos de éstas cambia dependiendo del tipo de cabello a peinar.  Las púas finas son para peinar cabellos mojados y para cabellos finos. Las púas anchas están indicadas para buscar una melena con volumen y definir los rizos. Es recomendable si vas a aplicarte acondicionar o crema nutritiva al pelo.

Cerdas: Las naturales son más suaves y distribuyen uniformemente los productos. Las metálicas sólo se recomiendan para personas con mucho pelo. Las de plástico se acomodan a todo tipo de pelo, aunque son preferibles con las puntas redondeadas porque no maltrata el cuero cabelludo y desenreda sin romper las fibras capilares.  Además, las cerdas antifrizz ayudan a eliminar la estática del pelo, por ello son recomendables para pelos rizados y finos.

Peines

  • Peine de púa: sirve para separar mechones, entresacar y marcar el pelo. Hay diferentes tamaños de groso en las púas según su uso. Los de púas finas se usan para cabellos finos y suaves, y los gruesos para cabellos con más volumen.
  • Peine de corte: se usa para cortes de pelo. Tiene las púas bastante juntas y a la vez que sujetan el trozo de pelo a cortar nos ayudan a desenredar un poco el pelo.
  • Peine de desenredar: su uso es para desenredar y modelar el cabello. Suelen tener mango de agarre. Su uso suele ser más repetitivo, por eso se aconseja que el material no sea de plástico ya que con el rozamiento se produce energía estática.
  • Peine de tenedor: se utilizan para cardar y retocar el cabello. Se suele usar con frecuencia en pelos rizados.
  • Peines de mango largo: sirven para partir el pelo uniformemente y crear peinados elaborados con formas y trenzas. Puede tener mango de plástico o metálico.
  • Peine de cardado: para personas con poco pelo o pelo muy fino. Entre los dientes lleva incorporadas unas pequeñas espinas de plástico flexible que facilita el cardado.
  • Peine para aplicar tintes: el resultado es mejor si se distribuye la mezcla del tinte con un peine específico. Tiene púas separadas y mango ancho muy cómodo para agarrar.
  • Peine de púa para rizos: adecuado para cabello ondulado o rizado. Desenreda y da forma al pelo de manera sencilla y sin encrespar el pelo.
  • Peine de cola de ratón: es un básico. Se usa para hacer particiones y poder separar los mechones a la hora de dar mechas. Sirve para peinar, sacar mechas y colocar rulos.

Cepillos

  • Cepillos planos: usados para desenredar y cepillar marcados. También se utiliza en grandes melenas que no busquen aumentan el volumen.
  • Cepillos redondos: son de los más usados en la peluquería. Ideales para marcados hechos con secador de mano. Pueden valer para crear rizos y ondas y también alisar el cabello.
  • Cepillo esqueleto: peina y retoca el peinado acompañado del secador de mano.
  • Cepillo fino: si queremos acentuar ondas y flequillos y si puede ser térmico mejor.
  • Cepillo de cerdas de goma: para deshacer rizos, ya que evita que se rompa el cabello más frágil.
  • Cepillos ventilados: tiene unos huequitos en la base que permiten que a la hora de secarte el pelo, el aire caliente pase directamente al pelo y lo seque más rápido.
  • Cepillos térmicos: tiene una base metálica que ayuda a conservar el calor del secador más tiempo.
  • Cepillos acolchados: cepillos planos que tienen un cojín flexible en la base que sirve para masajear el cuero cabelludo mientras te peinas.

 

Para peinarse no vale cualquier peine ni cepillo, ya que esta herramienta será un factor esencial para que el cabello quede con el efecto deseado y para evitar el encrespamiento y evitar los tirones. Es importante para el cuidado del cabello mantener limpios los peines y cepillos, así se obtendrá un pelo más bonito y nos durarán más tiempo.